Blockchain China Noticias 

Renminbi Digital: el proyecto de China para volver a dar vida al dinero tradicional de los bancos centrales

¿Es posible hacer de la moneda fiduciaria una moneda fiat digital para que los bancos centrales recuperen el control de la cadena de creación y suministro de divisas? China cree que si. Un proyecto que lograría centralizar estructuralmente el poder para formular políticas económicas, nacionales e internacionales. Pero, ¿qué pasaría con las criptomonedas?

***

 

Contrariamente a lo que muchos piensan, China no se opone a la tecnología Blockchain.

Más bien, está en desacuerdo con Bitcoin y otras criptomonedas privadas, de las que teme puedan facilitar el fraude financiero y la fuga de capitales. De hecho, el propio Banco Popular de China (PBOC) tiene, desde 2014, una iniciativa para emitir una versión digital de su moneda, Renminbi, basada en Blockchain. El proyecto ya ha generado 71 patentes y ha iniciado una operación de prueba para una plataforma interbancaria digital de cheques y facturación.

Vocabulario

Pero, antes de abordar la iniciativa china del Renminbi digital (la moneda legal del país cuya unidad básica es el yuan), es necesario tener a la mano algunos conceptos básicos de economía. Para medir la masa monetaria o el dinero que existe, los bancos centrales utilizan los agregados monetarios. Este instrumento de la economía identifica los tipos de dinero con el signo M de «Money«.

M0 hace referencia a los billetes y monedas emitidas por un banco central. Es la cantidad de billetes y monedas en manos de los ciudadanos, además del dinero que los bancos tienen en sus cajas y depositado con el banco central, es decir dinero efectivo o líquido. M0 es la base monetaria de un Estado, es decir el dinero que circula, el “dinero legal”.

M1 es la cantidad de efectivo en manos de la gente, más los depósitos a la vista. Es decir, el dinero que circula en la economía, incluyendo M0 y sumado a los depósitos corrientes de los ciudadanos y empresas. Estos son transferibles mediante cheques y cuentas corrientes, por lo que es el dinero más líquido.

M2 incluye M1 más los depósitos disponibles con preaviso hasta tres meses y los depósitos a plazo hasta dos años. Es decir, M2 incluye M1 sumándole los depósitos existentes a corto plazo que los ciudadanos tienen en el sistema financiero.

RMB Digital sería parte de M0

Si tiene éxito, este proyecto de RMB digital podría ampliar la influencia del banco central sobre la economía nacional e internacional. Tiene grandes implicaciones para la geopolítica del dinero y para el futuro de las criptomonedas privadas como el Bitcoin. Para entender los motivos del PBOC, primero debemos distinguir entre la digitalización de la moneda fiduciaria y la moneda fiduciaria digital. No son la misma cosa. Cada uno de ellos tiene un impacto muy diferente en la oferta de dinero y en el equilibrio de poder entre los bancos centrales y los bancos comerciales.

La digitalización de la moneda, que se deriva de la llegada de los sistemas electrónicos de pago y liquidación y de los sistemas informáticos interbancarios maduros, permite a los bancos comerciales generar de manera más eficiente e independiente los flujos de crédito que se expanden de manera generalizada. La oferta de dinero, o M2. Por el contrario, la moneda fiduciaria digital, habilitada por la tecnología Blockchain, afecta la medida base de la moneda conocida como M0.

Tradicionalmente, los bancos centrales controlan directamente la creación/destrucción de la base monetaria, pero sólo tienen poder indirecto sobre la oferta monetaria más amplia, impulsada por el flujo de crédito. Ahora, con la moneda fiduciaria digital, tendrían el potencial de eludir a los bancos comerciales y recuperar el control de la creación y el suministro de divisas de principio a fin, centralizando así estructuralmente su poder en la formulación de políticas.

El interés del PBOC en este tipo de solución se debe a que los sistemas de pago digital altamente avanzados,  como Alipay y WeChat, han creado una economía sin dinero en efectivo y sin tarjetas. Se trata de una forma de digitalización de la moneda, basada en una red de cuentas bancarias comerciales, que opera en el nivel M2 de la oferta monetaria.

Por el contrario, un RMB digital se integraría en M0, restableciendo así el control y la influencia del PBOC. Como dijo el Vicepresidente de PBOC Fan Yifei en una entrevista pública:

Con la ayuda de la innovación tecnológica, podemos pasar gradualmente a la emisión y circulación de RMB digitales e imponer una supervisión efectiva en el sector privado.

Gran oferta de M2

De 2007 a 2017, la oferta de M2 de China creció de 40 billones de RMB a 170 billones de RMB (de USD $5,7 billones a USD $25,5 billones). Con una tasa media anual de crecimiento del 15%, muy por encima de la tasa de crecimiento del PIB nominal del 10% durante el mismo período. Esta expansión masiva se debe en gran medida a la excesiva emisión de préstamos bancarios comerciales. Préstamos principalmente orientados al desarrollo inmobiliario, proyectos de infraestructura de los gobiernos locales y empresas estatales.

Esto ha conducido a un sistema bancario altamente apalancado y ha dejado un enorme riesgo de deuda colgando sobre la economía china.

Es más, la medición de M2 subestima la tasa de crecimiento real de la moneda en China debido a la banca en la sombra. Los «productos de gestión patrimonial» de alto rendimiento y los depósitos estructurales ofrecidos por los bancos, así como la financiación por Internet, como los préstamos P2P, constituyen una industria financiera independiente con un valor de 70 billones de RMB (USD $10,1 billones).

Solo los productos de gestión de patrimonios han crecido de 0,5 billones de RMB en 2007 a la asombrosa cifra de 30 billones en 2017 (USD $4,3 billones). Estos no se cuentan como M2 y a menudo son difíciles de rastrear debido a que están ocultos en los balances de los bancos, lo que dificulta aún más la gestión del ciclo económico chino por parte del PBOC. Los intentos actuales de abordar el problema consisten en gran medida en una información y una regulación más estrictas, pero esto simplemente persigue el problema en lugar de erradicarlo.

Para salir adelante se necesita un nuevo sistema financiero. Eso es lo que se pretende con el RMB Digital, un proyecto que se concibe como un medio para reafirmar el control monetario en aras de la estabilidad financiera.

Sistema del Renminbi Digital

El PBOC todavía está considerando diferentes posibilidades para el diseño de la red. Sin embargo, existe la posibilidad de que sea una red autorizada en la que los nodos estén controlados por el PBOC y los principales bancos chinos. Esto sugiere que las transacciones serán visibles para los bancos y el gobierno, pero no para el público.

Según Yao Qian, director del Centro de Investigación de Moneda Digital de PBOC, el sistema de moneda digital de PBOC designado tiene algunos elementos clave:

  • Una nube privada gestionada por PBOC como infraestructura de TI.
  • Una base de datos en la nube privada para que el PBOC pueda ejercer un control total sobre la emisión monetaria y la gestión del libro mayor.
  • Una base de datos de reserva accesible a los bancos comerciales, que pueden residir en la nube privada del PBOC o en la nube privada de los bancos.
  • Un cliente de billetera digital RMB, publicado y mantenido por el PBOC que es utilizado por todas las entidades e individuos.
  • Un centro de verificación donde el PBOC puede administrar la información de identidad institucional y de usuario.
  • Un centro de documentación que lleva el registro de la propiedad de la moneda y mantiene el libro mayor de la generación digital de moneda, la circulación y la gestión de inventario.
  • Un gran centro de análisis de datos utilizado para el anti-lavado de dinero, análisis de comportamiento de pagos y análisis de señales regulatorias.

Algunos podrían preguntarse por qué es necesaria la tecnología Blockchain o de libro mayor distribuido (DLT) si los nodos no están muy descentralizados. La respuesta es que un modelo Blockchain ofrece un mejor paradigma de coordinación en comparación con la gestión tradicional de la oferta de divisas, que depende en gran medida de la contabilidad. La naturaleza inalterable de Blockchain y la criptografía de clave privada evitan las transacciones falsas y la falsificación. Además, que facilitarían enormemente la gestión del flujo de circulación por parte del PBOC.

Precisión en políticas económicas nacionales

La emisión de un RMB digital no solo hará que el efectivo y las monedas queden obsoletas (lo que ya está ocurriendo en China), sino que también facilitará el control de los bancos comerciales y de M2. Esto significa que el PBOC puede controlar y regular de manera más efectiva un mercado de deuda sobreextendido. Gracias a la trazabilidad y programabilidad de Blockchain, será mucho más difícil ocultar los productos y servicios bancarios de los balances.

Esto también permite una ejecución más fácil y una evaluación más precisa de la política monetaria, y hace que la medición de la oferta de divisas, la velocidad de circulación, los multiplicadores de divisas y la distribución sean mucho más precisos. El PBOC puede escribir reglas a nivel de código con respecto a dónde puede y no puede fluir el RMB digital. Si quiere reducir la demanda del mercado inmobiliario, por ejemplo, puede simplemente establecer un programa que impida que el RMB digital entre en el sector inmobiliario.

En cuanto a la vigilancia de las personas, su historial de gastos y el balance de activos de una persona son inmediatamente visibles en Blockchain. Esto también hace mucho más fácil evaluar con precisión la solvencia, detectar el lavado de dinero y prevenir la evasión de impuestos y la fuga de capitales. No obstante, es posible que reciba fuertes críticas por parte de los defensores de la privacidad al modelo de calificación de crédito social de China. Sin embargo, no está claro que dicha crítica tenga alguna influencia en el pensamiento del gobierno sobre estos temas.

Políticas internacionales

Un RMB digital podría incluso reforzar la influencia de China en el extranjero. Si la iniciativa One Belt One Road tiene éxito, una moneda digital, sin fronteras y estable podría facilitar el comercio internacional entre sus más de 60 países miembros. Adicional a esto, China es el mayor acreedor de Venezuela y posee más del 14 % de la deuda soberana de los países africanos. Estos dos factores lo posicionarían para ofrecer un RMB digital como la próxima moneda de reserva de las economías de mercado emergentes.

Esto requeriría, a su vez, que esos países confirieran a China cierto grado de influencia sobre sus condiciones monetarias. ¿Preferirán eso a su actual dependencia del dólar de la Reserva Federal de los Estados Unidos?

Es una pregunta abierta. Pero viene a ser altamente coherente con el riguroso esfuerzo de desdolarización de China: reducir los activos en dólares estadounidenses tanto en sus reservas de divisas como en sus reservas de oro y en la venta de la deuda del Tesoro estadounidense. De cualquier manera, estos movimientos podrían aumentar las tensiones entre EE.UU. y China e incluso podrían forzar a EE.UU. a buscar un modelo digital similar para el dólar.

Por suerte, todavía parece que hay un poco de tiempo antes de que tales preguntas se vuelvan urgentes. Aún así, el cambio está llegando. Según las personas que trabajan en esta iniciativa, la adopción vendrá con una gran cantidad de observación y ajustes en el transcurso de 10 años o más. Con experimentos en varios casos de uso, comenzará en «zonas económicas especiales» como la ciudad de Shenzhen. Eventualmente, el plan es utilizar incentivos tales como aumentar el costo de transacción del dinero en efectivo para empujar a la gente hacia el uso de la moneda digital.

¿Qué pasa con las criptomonedas?

Se espera que el efectivo desaparezca casi por completo.

La siguiente pregunta es: ¿qué significa esto para las criptomonedas privadas y descentralizadas como Bitcoin?

Puede parecer incongruente que la tecnología Blockchain, inicialmente pensada para resistir la censura, esté siendo utilizada ahora por los bancos centrales para centralizar aún más su poder financiero. Pero desde la perspectiva del gobierno chino, no es difícil ver por qué. A largo plazo, un RMB digital tiene el potencial de hacer más eficiente el comercio mundial y más difícil el lavado de dinero.

Sin embargo, dada la preocupación mundial por la vigilancia por parte de instituciones centralizadas -tanto públicas como privadas- y el riesgo perenne de que la mala gestión de la política monetaria pueda fomentar un colapso monetario similar al del bolívar venezolano, no hay razón para creer que tales programas matarán a las criptomonedas privadas. Por el contrario, podría impulsar la demanda de las mismas. Las monedas anónimas y no gubernamentales, como Bitcoin o las monedas de privacidad, adquieren cada vez más importancia en un entorno en el que el dinero del gobierno es objeto de una estrecha vigilancia y control.

Lo mejor es que una moneda digital fiat programable podría proporcionar una vía de acceso sin fisuras entre fiat y cifrado. Irónicamente, proyectos como el de China, en el que los gobiernos pretenden concentrar el control sobre el dinero, podrían fomentar una mayor competencia de sistemas monetarios privados como el Bitcoin.

 

Fuente: CoinDesk

Traducción de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay


Related posts