Noticias Seguridad 

Rastrear bitcoins robados es cada vez más fácil, según estudio de la Universidad de Cambridge

Los bitcoins robados se rastrean con la ayuda de un algoritmo basado en una ley que data de 200 años de antigüedad.


Un equipo de investigadores de la universidad británica de Cambridge encontró una forma de rastrear bitcoins robados, incluso después de pasar por un proceso de «lavado«. Esto ofrece, por primera vez, una opción totalmente novedosa a las autoridades policiales para rastrear las ganancias obtenidas en delitos de criptomonedas. El algoritmo, llamado Taintchain, se basa en una ley del siglo XIX en el Reino Unido, que estableció el principio FIFO (first in, first out o «primeros adentro, primeros afuera«). Sobre este principio operan muchos lavados de criptodivisas.

Aunque Bitcoin, como muchas otras criptomonedas, es seudo anónima en lugar de completamente anónima, esto no ayuda mucho en el seguimiento de los fondos robados. Lo que sí permite es la identificación del propietario -o de la dirección- que mantiene los fondos después de rastreados. Aunque Blockchain es un registro contable transparente donde cada transacción es vista y rastreada, las unidades mismas de Bitcoin y otras criptos son imposibles de rastrear ya que no tienen números de serie u otros identificadores individuales.

La forma habitual de ocultar el rastro de las monedas digitales robadas es mediante el lavado de dinero. Por ejemplo, depositan en una sola billetera la combinación de monedas tanto robadas como limpias. Luego, los criminales reparten de nuevo esas monedas y las transfieren a un gran número de otras billeteras. Ello hace imposible saber cuáles están limpias y cuáles no.

Un sistema de 200 años de antigüedad

El equipo de investigación, formado por Ross Anderson, Ilia Shumailov y Mansoor Ahmed, creó un sistema basado en el principio FIFO. Este estipula que, cuando los fondos se dividen de una cuenta (como cuando un banco u otra institución financiera colapsa), la primera persona que paga es la primera persona que recibe el dinero.

El nuevo algoritmo Taintchain aplica este principio a los monederos de Bitcoin: si los primeros bitcoins pagados en el monedero son los robados, entonces los primeros desembolsados también se consideran robados. Aunque los delincuentes utilizan varios patrones diferentes que se supone ocultan los fondos, el algoritmo es inmune a ellos debido al principio FIFO. Por supuesto, esa perspicacia sugiere inmediatamente una manera para que los criminales oculten su actividad del análisis de Tainchain mediante la aleatorización de la forma en que depositan en las billeteras.

Mientras tanto, los mercados de la Darknet prosperan a pesar de los esfuerzos de las autoridades. Aunque algunos mercados se clausuraron, otros nuevos aparecen cada día por todas partes. Sin embargo, según un informe de la empresa de análisis Blockchain Chainalysis, «la actividad del mercado de Darknet es relativamente inelástica en cuanto a los precios; es decir, no se ve una caída en este tipo de actividad cuando los precios de las criptomonedas caen. De hecho, en 2018, la actividad del mercado de la darknet y el rendimiento general del mercado tenían una relación inversa«.

Fuente: Cryptonews

Traducción de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay


Related posts