Banco Central de Australia considera que las monedas digitales no reemplazarán al dólar australiano

El jefe del departamento de políticas de pago de la institución asegura que la moneda de circulación nacional se ha caracterizado por ser muy estable y confiable, registrando niveles de inflación muy bajos en los últimos 25 años.

***

Ayer, un representante del Banco de la Reserva de Australia se pronunció en relación a la percepción que tiene el organismo frente a la evolución y la utilización de las monedas digitales dentro de la economía local.

Tony Richards, jefe del departamento de políticas de pago del Banco de la Reserva de Australia, expuso algunas consideraciones planteadas por los directivos de la entidad financiera durante un evento realizado en Sydney en el que se congregaron economistas empresariales australianos.

Richards comentó:

Incluso si muchos se muestran bastante escépticos con respecto a si Bitcoin tendrá un papel importante dentro de la economía local en el futuro, creo que es difícil evitar sentir admiración por su diseño y su tecnología”.

Pese a que Richards ostenta un cargo muy importante dentro de la institución central, el funcionario se ha manifestado a título personal a favor de las criptomonedas, indicando que posee una pequeña cantidad que había logrado adquirir para el mes de junio de 2014.

Sobre la economía local, Richards informó:

Cuando un país no cuenta con una moneda confiable, las personas se ven en la necesidad de buscar otras divisas con mejor reputación. Si estas son criptomonedas o el dólar estadounidense podría haber problemas, pero en Australia contamos con una moneda bastante sólida y es el dólar australiano; registramos niveles de inflación bastante bajos y estables durante los últimos 25 años, por lo que la probabilidad de que veamos la adopción masiva de una moneda alternativa parece ser bastante baja”.

Richards también aprovechó el espacio para señalar algunos de los problemas que Bitcoin y las criptomonedas afrontan en la actualidad, como lo son los problemas de volatilidad y el hecho de que aún no se hayan podido establecer como fuentes de valor confiables.

Dentro de los aspectos técnicos, Richards comentó:

Los problemas que tiene Bitcoin en este momento se deben puntualmente a la escalabilidad y a los sistemas de gobernanza dentro del sistema. La falta de una estructura central de gobierno ha generado muchas dificultades para lograr consensos en el aumento del tamaño de los bloques, el cual se ve limitado a 1MB…

También ha habido muchos hacks y brechas de seguridad que han afectado a las plataformas de intercambio y a los monederos desarrollados para el almacenamiento de los activos estos últimos años. Esto pone en evidencia que aún resulta muy riesgoso operar con instituciones que hacen uso de las monedas digitales, mientras que los bancos supervisados y las entidades financieras garantizan a sus usuarios total seguridad y control de sus dólares australianos”.

En relación a la posibilidad de que el Banco de la Reserva de Australia lance su propia criptomoneda, Richards informó que por ahora no hay planes al respecto:

Por lo menos por el momento, considerar la posibilidad para la creación de una nueva forma de dinero electrónico que cuente con el respaldo del Banco de la Reserva de Australia no es algo que esté entre nuestro planes”.

Pese a las declaraciones emitidas por el representante de la entidad bancaria, otros organismos gubernamentales han estado sometiendo a consulta medidas fiscales para la utilización de las criptomonedas dentro de las actividades comerciales que se llevan a cabo dentro del país. Aunque el Banco de la Reserva de Australia no tiene planes de impulsar el desarrollo de su propia criptomoneda, otros países como el Reino Unido y Rusia han manifestado su interés por llevar a cabo estas iniciativas.

Sin embargo, pese a las declaraciones del funcionario, las monedas digitales resultan muy útiles para las personas que operan por fuera del sector bancario, por lo que se considera que las mismas han ganado relevancia entre los operadores de negocios y usuarios que buscan alternativas al sistema económico convencional. Ejemplo de ello son países latinoamericanos como Argentina, Venezuela, Colombia y Perú, en los que los ciudadanos emplean con mayor frecuencia criptomonedas como fuentes de valor y como medio para la adquisición de bienes y servicios.

Fuente: ToshiTimes

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay

Advertisements

Suscríbete a nuestro boletín

* campo requerido