Una pieza de ADN contenía la clave de 1 bitcoin y un joven científico descifró el código

Solo cinco días antes de que expirara un desafío Bitcoin que tenía tres años de haber sido publicado, un estudiante de doctorado descifró el código.


Un reto de Bitcoin que comenzó hace 3 años llegó a su fin la semana pasada después de que Sander Wuyts, un estudiante de doctorado belga de 26 años de edad, de la Universidad de Amberes, descifrara un código que revela la llave privada de un bitcoin dentro de un filamento de ADN sintético.

La clave -químicos dispuestos para representar una cadena de texto- se colocó en el ADN como parte del DNA Storage Bitcoin Challenge. El desafío comenzó en enero de 2015 después de que Nick Goldman, un investigador del Instituto Europeo de Bioinformática, hiciera una presentación sobre el uso del ADN para almacenar información en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. Durante esta presentación, Goldman distribuyó tubos de ADN en los que codificó la clave de una billetera digital que contenía un bitcoin.

La primera persona en secuenciar el ADN y decodificar los archivos podría reclamar el bitcoin, que valía alrededor de USD$ 200 en ese momento. Ahora, ese mismo bitcoin vale más de USD$ 11.800.

Goldman estableció un límite de tres años para el desafío, que se habría cerrado el 21 de enero de 2018 si nadie hubiera podido descifrar el código. De hecho, en diciembre pasado, nadie había logrado reclamar el bitcoin, por lo que Goldman twitteó un recordatorio de que el concurso estaba a punto de cerrarse. El tweet llamó la atención de Wuyts, quien solicitó una muestra de ADN a Goldman y pasó el último mes trabajando con sus colegas de la universidad para descifrar el código.

“Cuando leí el tweet, es evidente que estaba extremadamente entusiasmado”, escribió Wuyts en su blog. “Todavía me recuerdo a mí mismo anunciando a todos mis colegas que deberíamos dejar todo lo que estamos haciendo y comenzar a resolver este desafío”.

Wuyts ya tenía una ventaja en la competencia: no solo estudiaba microbiología computacional en la Universidad de Amberes, también tenía acceso a herramientas sofisticadas para la secuenciación del genoma. Una vez que había secuenciado la muestra de ADN que Goldman le envió, Wuyts tuvo que descifrar el código que contenía.

Como Goldman detalló en su documento pionero sobre almacenamiento de ADN, para codificar información en ADN, tomas un archivo de texto o binario y lo reescribes en base 3 (en lugar de solo unos y ceros, hay ceros, unos y dos) . Esto se utiliza para codificar los datos en los componentes básicos de la vida, las cuatro bases nitrogenadas citosina, timina, adenina y guanina. Como Wuyts explicó, la codificación de los datos de cada nucleobase dependía de la nucleobase anterior. Entonces, por ejemplo, si la base anterior era adenina y los próximos datos eran 0, se codifica como citosina. Si el siguiente dato es un 1, está codificado como guanina, y así sucesivamente. Después de que los datos se codifican como fragmentos de ADN sintético, estos fragmentos se usan para identificar y leer los archivos reales almacenados en el ADN.


Imagen: Goldman, y col. / Naturaleza

En el caso del desafío de Bitcoin, había un total de nueve archivos contenidos en los fragmentos de ADN. Los archivos fueron encriptados con un flujo de claves, que es una serie aleatoria de caracteres que se incluye con el mensaje de texto plano real para oscurecer su significado. Goldman proporcionó el código keystream en el documento que explicaba la competencia.

Después de ejecutar el código, Wuyts pudo combinar los fragmentos de ADN en el orden correcto para formar un pedazo largo de ADN. Después de resolver algunos problemas técnicos, Wuyts pudo convertir la secuencia de ADN en texto sin formato, revelar la clave privada y desbloquear el bitcoin (así como otras cosas, incluido un dibujo de James Joyce y el logotipo del Instituto Europeo de Bioinformática). Él había descifrado el rompecabezas solo cinco días antes de que expirara.

Imagen: Sander Wuyts

En cuanto a lo que va a hacer con el bitcoin, Wuyts dijo: 

Probablemente lo venda cuando sea el momento adecuado y use parte del dinero para mi investigación. Con el resto del dinero, puedo agradecer a los colegas que me ayudaron y celebrar mi doctorado con estilo”.

Aunque con el concurso de Goldman es la primera vez que se utiliza el ADN para almacenar la clave privada de las criptomonedas, su objetivo era llamar la atención sobre el asombroso potencial del ADN como opción de almacenamiento a largo plazo. Este nuevo método de almacenamiento de información ya está siendo investigado por compañías como Microsoft, que quiere agregar almacenamiento de datos de ADN a su nube y como una posible solución al creciente problema de datos de la humanidad.

Quién sabe, quizás el almacenamiento de ADN será la nueva forma popular de almacenar las claves privadas de su criptomoneda también. Pero como demostró Wuyts, este método de almacenamiento de ADN aún no es impermeable a los ataques.

“Debes tener en cuenta que el proceso de lectura de los datos toma milisegundos en comparación con los datos guardados en un disco duro”, dijo Wuyts en un correo electrónico. “Por lo tanto, relacionado con la criptomoneda, creo que almacenar tus claves privadas en el ADN sería una buena idea para evitar las ventas en momentos de pánico. Además, también podría ser una de las formas más seguras de almacenar tus llaves hoy ya que no todo el mundo tiene acceso instantáneo a la tecnología de secuenciación de ADN (todavía)”.

Fuente de texto y fotos: Motherboard

Traducido por DiarioBitcoin

Advertisements

Suscríbete a nuestro boletín

* campo requerido