CEO de BanQu: “La tecnología Blockchain puede frenar la inequidad en el mundo”

Ashinsh Gadnis, representante de la plataforma Blockchain BanQu, aseguró que la utilización de la tecnología de la cadena de bloques cambia el equilibrio del poder en relación al manejo de la información, lo cual puede beneficiar a las personas que no tienen la posibilidad de acceder a sus derechos y mejores oportunidades por la incapacidad de demostrar su identidad frente a las instituciones económicas y jurídicas.

***

Durante el evento La Semana del Gobierno Digital 2017, celebrado en el centro de conferencias Corferias en la ciudad de Bogotá, el CEO de BanQu, Ashish Gadnis, dictó una conferencia sobre los beneficios de la implementación de la tecnología Blockchain, sobre todo en sociedades en las que hay un alto índice de personas en situación de pobreza extrema.

Gadnis inició su conferencia ilustrando con algunos ejemplos personales que pusieron en evidencia ciertos problemas que aún tienen lugar. Compartió una anécdota sobre su infancia: dijo que su familia era beneficiaria del sistema de distribución de alimentos dirigido para personas en pobreza extrema en la ciudad de Bombay – al cual se podía acceder mediante el uso de una tarjeta – pero que, más allá de ello, los beneficiados no tenían derecho a otros servicios porque jurídicamente no existían.

Utilizó otra historia como ejemplo: En una oportunidad acompañó a una persona proveniente de una comunidad de bajos recursos a una institución bancaria para abrir una cuenta y acceder a un crédito para establecer un negocio propio. A pesar de que la persona contaba con cierta cantidad de ahorros para ello, los representantes de la entidad rechazaron la solicitud por el simple hecho de que el solicitante no podía proveer la documentación básica asociada con su identidad y con su reputación comercial.

Estas anécdotas pusieron en evidencia un problema muy presente en la actualidad vinculado con la identidad económica: Si una persona no puede probar ante cualquier institución financiera cierto potencial para la realización de actividades comerciales, la entidad no va a darle la oportunidad de un crédito para que invierta. Lo mismo pasa con personas refugiadas o desplazadas por conflictos bélicos, ya que muchos no tienen la capacidad de demostrar su existencia en registros de salud o instituciones educativas más allá de los que provea una ONG que haga supervisión del caso.

No somos dueños de nuestros datos

En opinión de Gadnis, el gran problema está en que las grandes instituciones y ministerios manejan de forma centralizada los datos asociados con las personas y, al no tener el alcance o el interés suficiente para llegar a sectores donde hay niveles muy altos de pobreza, las personas quedan desasistidas y sin posibilidad de ser partícipes de todos los derechos que les corresponden.

El problema fundamental es que las personas no existen porque no son dueñas de sus datos”.

Es aquí donde la tecnología Blockchain puede ayudar, ya que más allá del uso de las monedas digitales,  el libro mayor descentralizado tiene la particularidad de que puede generar muchas copias de la información asociada con cada persona, lo cual permitiría a los individuos probar su participación en actividades comerciales ratificando la existencia de su identidad económica.

Gadnis aseguró que dentro de este ámbito la sociedad colombiana tiene un reto muy grande, justamente por ser este un país muy rico a nivel agropecuario. El campesino no existe comercialmente, por lo que hay mucha desigualdad entre el pago original por la materia prima y el costo del producto final. No hay nada que garantice mejores condiciones para quien trabaja la tierra y extrae los recursos con los que se alimenta el resto de la población.

En este caso, la tecnología Blockchain permitiría que todo lo que pase en relación a una persona se asocie con el resto de sus datos. Entiéndase el caso del campesino que vende café, quien podrá probar su participación en ese tipo de negociaciones, a la vez que esta información a un mayor nivel podría asociarse con un perfil en el que quede registro de su formación académica y sus datos de salud.

Estadísticas publicadas por la Organización de Naciones Unidas este año muestran que existen alrededor de 767 millones de personas en el mundo por debajo de la línea de pobreza, las cuales estarían condenadas a permanecer bajo este estatus justamente por no poder manejar con libertad sus datos.

Puede que existan instituciones bancarias que sean un poco más flexibles con esta situación permitiendo a los interesados acceder a la banca, pero esto resulta igualmente o hasta más costoso para los aspirantes, ya que para manejar el nivel de riesgo presente en la operación, a los micropréstamos se les asignan niveles muy elevados de intereses, justamente porque los beneficiarios no están en la capacidad de proveer datos que minimicen dicho margen.

Gadnis aseguró que esta misma situación se replica en ámbitos como en la salud y la educación, y quienes terminan siendo más afectados por esto son las personas desplazadas, quienes pasan a vivir en una situación de ilegalidad y marginalidad a pesar de haber sido muy exitosos en su país de origen. Todo porque no pueden demostrar en otras naciones quiénes son jurídicamente hablando.

Para cerrar su participación, Gadnis compartió una breve reflexión con los asistentes:

Puede que la tecnología Blockchain no resuelva totalmente el problema, pero cambia la distribución del poder. Tengamos presente que si una persona no puede compartir sus datos y demostrar su historia, termina perdiendo su dignidad”.

Sobre Bitcoin y las monedas digitales

Después de la conferencia, Gadnis respondió algunas preguntas. Mostró el funcionamiento de la plataforma de BanQu y cómo esta ha podido apoyar a muchos a la hora de garantizar sus derechos económicos.

También Gadnis expuso su opinión en relación a la economía asociada con las monedas digitales:

En relación a Bitcoin y otras criptomonedas, aunque lo que yo propongo está completamente alejado del tema, opino que los gobiernos sin duda deben adaptarse y generar regulaciones que se ajusten a las necesidades de los usuarios. Las monedas digitales llegaron para quedarse y revolucionar las operaciones comerciales, así que hay que hacerles el espacio”.

Artículo original para DiarioBitcoin escrito por Ángel Di Matteo.

Fotografía: Ángel Di Matteo

 

 

Advertisements

Suscríbete a nuestro boletín

* campo requerido