CoinCenter pidió al Congreso de EE UU que le dé a los desarrolladores Blockchain “un puerto seguro”

Los representantes de CoinCenter argumentan en contra del sofoco a la innovación en Blockchain y sostienen que Bitcoin es “difícil de manejar” para los terroristas.

***

Coin Center, el principal centro de investigación y promoción sin fines de lucro centrado en los temas de política pública relacionados con criptomonedas, fue invitado a presentar testimonio el jueves a la Subcomisión de Comercio Digital y Protección al Consumidor y al Subcomité de Terrorismo y Finanzas Ilícitas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Explicaron a ambos subcomités el papel que juegan los activos digitales en el mundo, el aspecto futuro del sector y la forma en que los reguladores pueden interactuar con el sector de manera que proteja tanto a los consumidores como a los innovadores y aliente a las empresas del sector a residir en América.

Peter Van Valkenburgh, director de investigación de Coin Center, habló con el Subcomité de Comercio Digital y Protección al Consumidor de la Cámara de Representantes. Explicó al subcomité el rol revolucionario que la tecnología Blockchain está jugando en el mundo que nos rodea.

Así como la PC democratizó la informática, y la web democratizó las noticias y el entretenimiento, las redes abiertas de Blockchain están democratizando los servicios financieros“.

Van Valkenburgh, sin embargo, estableció un marcado contraste entre los puertos reguladores seguros dados a los primeros innovadores de Internet, específicamente la Ley de Decencia de las Comunicaciones y la Digital Millennium Copyright Act, y lo poco que se está haciendo para proteger a los innovadores de la tecnología Blockchain hoy en día.

Ambas leyes crearon puertos seguros para los negocios de construcción de infraestructura“, señaló Van Valkenburgh. Las leyes protegían a los creadores de la infraestructura de Internet de la responsabilidad civil derivada de los usuarios de esa infraestructura.

En una entrevista, Van Valkenburgh dio el ejemplo de Google. Google no es responsable de un usuario que descargue ilegalmente material pirateado de un sitio web cuyo enlace apareció en su motor de búsqueda. Esto se debe a la ya mencionada Digital Millennium Copyright Act, que proporcionó un puerto seguro y permitió a Google continuar construyendo la infraestructura de Internet (en este caso, un motor de búsqueda), libre de ser aplastado por los derechos de autor.

Debe hacerse una distinción similar cuando se trata de regular a los innovadores en la tecnología Blockchain, señaló Van Valkenburgh. Hay dos entidades principales que innovan en el espacio: los custodios que poseen los valiosos activos digitales para los consumidores y los desarrolladores que están construyendo la infraestructura de la tecnología Blockchain, pero que no tienen fondos de consumo. “Estas entidades muy diferentes“, dijo Van Valkenburgh, “deben ser reguladas de maneras muy diferentes”.

Un ejemplo de un “custodio” sería Coinbase, que regularmente tiene bitcoins, ether u otros activos digitales de un consumidor. Un desarrollador de infraestructura sería más como un desarrollador de billetera de software, que simplemente crea una herramienta con la cual un consumidor puede interactuar con la cadena, mantener sus propios activos digitales y enviar transacciones. Los propios desarrolladores de monederos no ejercen ningún control sobre los activos digitales de sus usuarios.

Los desarrolladores de infraestructura, señala Van Valkenburgh, no deberían entonces ser regulados como transmisores de dinero que deben obtener licencia estatal antes de iniciar su negocio. Su papel es sólo crear portales y tuberías a través de las cuales las transacciones pueden fluir, no para dirigir o controlar las transacciones mismas. Si se descubre que el desarrollador está engañando al consumidor con su producto de software, entonces el castigo ex-post-regulatorio puede ser apropiado, pero de nuevo, no debería haber un proceso de permiso que preceda a los esfuerzos de estos desarrolladores.

Cuando se trata de los servicios financieros de custodia, gran parte de la regulación, y, por lo tanto, la protección para los innovadores, es a nivel estatal. Esto hace complicado que los innovadores estén basados ​​en los Estados Unidos debido a la plétora de diferentes reguladores en el espacio. Cada regulador tiene la capacidad de afectar cómo opera un innovador en la tecnología Blockchain.

Van Valkenburgh dijo en su declaración ante el subcomité: “Para restablecer los Estados Unidos como líder necesitamos racionalizar el caos de la regulación de los servicios financieros, comenzando con las licencias de transmisión de dinero estatal por estado“.

Estos servicios de custodia, los que tienen el valor de un consumidor, deben ser regulados, argumenta Van Valkenburgh, pero no deberían repetir un proceso de licenciamiento 50 o más veces. Debido a esa costosa barrera de entrada, alguien que innovara en el espacio hoy en día sería mejor aconsejado de dejar Estados Unidos y comenzar su negocio en un país con estructuras regulatorias más simples. Debemos regular a nivel federal si queremos un proceso de licencias más sencillo.

Bitcoin y Financiamiento del Terrorismo

El mismo día, Jerry Brito, director ejecutivo de Coin Center, se unió a un panel para discutir con la Subcomisión de Terrorismo y Finanzas Ilícitas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos cualquier implicación de estas innovaciones financieras en la seguridad nacional.

Brito explicó al subcomité:

Bitcoin está abierto a los malos actores que se aprovechan de él. Los delincuentes ciertamente lo usan hoy, y hemos comenzado a ver algún interés naciente de los grupos terroristas. Sin embargo, según un reciente informe sobre el potencial del uso terrorista de monedas digitales por el Centro para una Nueva Seguridad Americana, actualmente no hay más que pruebas anecdóticas de que los grupos terroristas hayan utilizado monedas virtuales para mantenerse a sí mismos“.

Brito ve el aún incipiente interés de estos grupos como una oportunidad para enfrentarse al problema con anterioridad.

Esto significa que hay tiempo para desarrollar una respuesta apropiada a la posibilidad; una respuesta razonada que apunte a la amenaza mientras se preserva la libertad de innovar“.

Sin embargo, el mensaje principal de esta reunión fue que, como Van Valkenburgh explicó, en realidad no parece haber mucho uso de la moneda digital en el financiamiento del terrorismo. De hecho, es un poco difícil de usar para los terroristas debido a la naturaleza pública de Blockchain. Sin embargo, esto no debería impedir que Estados Unidos desarrolle soluciones para frenar el uso de monedas digitales por los terroristas.

Lo que Coin Center quería que estos subcomités comprendieran, al final del día, es que la moneda digital está aquí para quedarse. No puede ser destruida. La tecnología no es ni mala ni buena, sino que es una nueva herramienta a disposición de cualquier persona con una computadora. Hacer caso omiso de la tecnología es permitir que otros países tomen la delantera en la adopción y la incorporación, y obtener los beneficios de la misma en el proceso.

Fuente: Bitcoin Magazine

Traducido para DiarioBitcoin por Robert Hazlitt

Advertisements

Suscríbete a nuestro boletín

* campo requerido