Blockchain Noticias Tecnología 

¿Qué son los Contratos Inteligentes y cómo benefician los procesos de negociación? (Segunda Parte)

En la entrega anterior se explicó el origen y la utilidad de los contratos inteligentes tanto para el sector de las monedas digitales como para el de los servicios financieros, dejando abierta la interrogante de si estos en su estado actual eran la mejor alternativa o si podían ser mejorados. En este artículo se revisan algunos acontecimientos y propuestas en relación al tema.

***

Fallas en el uso de contratos inteligentes

Si bien en la primera parte del artículo detallamos que esta tecnología ha traído grandes beneficios en diversos ámbitos más allá de las monedas digitales, hay que tomar en cuenta que cada vez son más las empresas que destinan recursos y servicios para mejorar la operatividad de los contratos inteligentes en la gran variedad de áreas en las que son utilizados, ya que este modelo de negociación plantea grandes oportunidades más allá de los eventos desafortunados que se han presentado hasta la fecha.

Para evidenciar que los contratos inteligentes también pueden contemplar fallas, tomemos como ejemplo lo ocurrido en noviembre de 2016 en la plataforma de Ethereum, cuando un fallo relacionado con las variables de almacenamiento asociadas al manejo de los contratos inteligentes dentro de la red comprometió la seguridad de los mismos. El fallo respectivo podía facilitar que los infractores alterasen la información desbordando los tamaños de los lotes, pudiendo sobrescribir otras variables allí inmersas que terminasen comprometiendo la integridad de los contratos inteligentes.

Esto plantea un asunto interesante, y tiene que ver con la posibilidad de mantener íntegros los datos que se alojan dentro de un bloque de información. Si, de alguna forma, éste resulta alterado, podría afectar el funcionamiento de los contratos inteligentes, modificando los criterios para que estos funcionen e imposibilitando que los mismos se cumplan bajo los acuerdos originalmente programados. Sin embargo, la plataforma de Ethereum originalmente ha contemplado fallos de seguridad tal como puso en evidencia lo ocurrido con The DAO, mientras que el Blockchain de Bitcoin ha mostrado ser más robusto por lo que, en cierta medida, este aspecto queda blindado, ya que la información alojada en la red no podría ser alterada una vez cargada allí.

Mejorando los contratos inteligentes

Por otra parte, una de las principales críticas al funcionamiento de los contratos inteligentes formulada por muchos expertos es justamente su linealidad y unicidad, por lo que si un contrato inteligente llega a ser actualizado por la incorporación de nuevas condiciones o un cambio en los criterios, se elaboraría uno nuevo sustituyendo completamente el anterior pudiendo generar esto ciertas implicaciones.

Así lo formulaba justamente Paul Sztorc en un artículo de opinión publicado por BraveNewCoin durante esta semana, ejemplificando lo contradictorio que podría resultar generar un nuevo contrato inteligente en sustitución de uno anterior si se alteran los criterios que estaban originalmente dispuestos en el primero. Para ejemplificarlo de una manera más gráfica, hizo la asociación entre los contratos inteligentes y las máquinas expendedoras en las cuales una persona que quiere un producto (una bebida gaseosa, por ejemplo) sencillamente debe colocar su dinero en una ranura y el dispositivo se lo dispensa a través de otra. El conflicto ocurría cuando se instalaba una nueva máquina expendedora y esta terminaba obstaculizando el dispositivo anterior, sin importar si la persona originalmente quería algo que sólo el aparato previo tenía para ofrecer.

De esta forma Sztorc introduce el concepto “Wise Contracts” (de acuerdo a su traducción del inglés se leerían como “Contratos Sabios”), los cuales permiten la coexistencia de diversos contratos inteligentes permitiendo a la persona elegir con cual se siente más a gusto sin comprometer la posibilidad de cambio. Como elemento que podría apoyar este cambio, el autor plantea como alternativa el proyecto SideChains que permite a los distintos Blockchains intercambiar información entre ellos.

Dejando un tanto de lado las especificidades de la propuesta, Sztorc en esencia propone que los distintos Blockchains puedan compartir información a la vez que podrían garantizar la coexistencia de todos los contratos existentes sin necesidad de que los nuevos se monten de forma taxativa sobre los ya existentes, permitiendo así que estos lleguen a su conclusión sin sufrir cambios que puedan perjudicar a los usuarios interesados. Para ello propone delegar en los mineros la responsabilidad de llevarlo a cabo a cambio de percibir una mayor cantidad de ingresos por concepto del volumen de operaciones, fungiendo estos a su vez como guardianes que garanticen el buen desempeño del sistema y un adecuado flujo de los datos.

Dejando de lado las propuestas teóricas, existen compañías que han dedicado sus esfuerzos para fortalecer las propiedades de los contratos inteligentes generando mayores facilidades para su utilización. Por ejemplo a finales del año 2016, la empresa Chain hizo de conocimiento público un nuevo lenguaje diseñado para la elaboración de mejores contratos inteligentes bajo el nombre de Ivy, con el cual se puede llevar mejor control de las propiedades introduciendo nuevas características que hacen mucho más dinámico el proceso y amigable para las partes involucradas. Este lenguaje aún está en fase de pruebas y se espera que a mediados de este año ya esté disponible para que los usuarios puedan programar haciendo uso del mismo.

En conclusión, los contratos inteligentes hoy por hoy constituyen herramientas de gran valor para el ecosistema financiero, las cuales originalmente derivan de la tecnología subyacente de las monedas digitales y en la actualidad han permitido a muchas empresas mejorar enormemente sus modelos de operaciones comerciales, trayendo así mayor seguridad, rapidez y efectividad dentro de las operaciones que involucran la realización de pagos por concepto de bienes y servicios. Dentro del ámbito de las monedas digitales y su tecnología asociada, las cosas evolucionan cada vez con mayor rapidez, por lo que no es de extrañar que apenas estemos ante la primera de las fases de una herramienta que seguramente experimentará cambios muy interesantes los cuales podrían traducirse en propiedades que mejoren notablemente los procesos comerciales, y así diversificarse a otros ámbitos de la vida cotidiana contribuyendo a hacer más fácil y confortable la vida de las personas.

Artículo original para DiarioBitcoin escrito por Camilo Reyes

 

Advertisements

Related posts