Blockchain Noticias Tecnología 

¿Qué son los Contratos Inteligentes y cómo benefician los procesos de negociación? (Primera parte)

En este artículo se hace una breve revisión en relación a la utilidad de los contratos inteligentes para el sector financiero, los cuales han derivado de los modelos operativos que son mayormente utilizados en el funcionamiento de las monedas digitales.

***

Las monedas digitales han traído grandes beneficios y posibilidades en la actualidad permitiendo que múltiples sectores puedan beneficiarse directa e indirectamente ya sea de su utilización o de la de su tecnología subyacente. Esto se pone de manifiesto en la adopción de la tecnología Blockchain por parte de empresas y consorcios que operan en el sector financiero, los cuales han reajustado sus modelos de operaciones de forma positiva gracias a las bondades que ha traído consigo el libro mayor descentralizado, uno de los aspectos mejor valorados por expertos en el área de los servicios comerciales.

Hoy por hoy un concepto que cada vez está más íntimamente involucrado con las empresas financieras es el de los “Contratos Inteligentes”, los cuales representan uno de los grandes avances dentro del sector comercial, ya que traen consigo la posibilidad de llevar a cabo negociaciones de una manera cada vez más segura y eficaz.

¿Qué son los contratos inteligentes?

Un contrato inteligente es un programa informático construido en base a ciertas reglas, con el cual se facilita la realización de un acuerdo debidamente registrado entre un conjunto de personas y/o organizaciones. La particularidad que tiene este tipo de software es que opera en base a unos criterios fundamentados en una especie de algoritmo donde si se cumple una condición determinada, automáticamente tendrá lugar otro proceso en el cual se transmitirán los activos involucrados a la persona destinada.

Originalmente este concepto surgió durante el año 1997 como una propuesta meramente teórica ya que para ese entonces no se contaba con la plataforma tecnológica para llevarlo al plano real. Para que un contrato inteligente pueda operar es necesaria la existencia de transacciones programables a través de un sistema que pueda reconocer los activos. Gracias a Bitcoin y a su tecnología subyacente esto hoy por hoy es posible, ya que con Blockchain es posible registrar y monitorear adecuadamente las transacciones de activos a través de la red, garantizando que cada persona obtenga lo estipulado en el contrato de forma automatizada al cumplirse las condiciones establecidas.

El hecho de que este sea un proceso automático que no requiera la participación de terceros en la operación lo convierte en una tecnología que ha traído grandes beneficios a las instituciones financieras, partiendo desde el simple hecho de aminorar costos y tiempos en la realización de procesos que tradicionalmente tomarían días o semanas hace años.

¿Cómo funcionan?

Los contratos inteligentes son scripts – conjunto de archivos que contemplan órdenes por procesar – que son ejecutados dentro del libro mayor descentralizado, constituyendo algo así como compromisos unilaterales para proporcionar una serie de activos si se cumplen cierta condiciones. Esta información se almacena en bloques alojados en el Blockchain a través de direcciones específicas asociadas a cada operación originalmente programada.

Una vez alojada esta información de un conjunto de órdenes en el libro mayor descentralizado, en el momento en el que se cumplan algunas de las condiciones establecidas en el contrato se ejecutan los códigos de operación alojados en el script y los activos involucrados en el proceso llegan a las partes interesadas.

Las monedas digitales en sí mismas constituyen una especie de contrato inteligente, ya que su utilización puede ser esquematizada como un proceso unilateral en el que el poseedor de una serie de activos los envía a otra persona mediante la agrupación de la información en bloques de datos que son cargados en el Blockchain, los cuales al cumplirse ciertas condiciones de verificación posibilitan que el saldo sea enviado efectivamente al destinatario para que este pueda disponer de los mismos como desee.

Pero para ver esto de forma más palpable podemos tomar como ejemplo el caso de una persona que ha alquilado un inmueble a una institución financiera y se compromete a realizar pagos mensuales por concepto del mismo, y para ello realizó un pago inicial cubriendo cierta cantidad de tiempo por adelantado el cual le será devuelto a la hora de retirarse de la propiedad. La empresa asociada ejecuta un contrato inteligente a través de sus sistemas estableciendo que antes de cierta fecha dentro de cada mes se debe haber consignado a la cuenta respectiva una cantidad de dinero determinada. Si esta condición se incumple, el sistema puede autorizar a que la institución tome el dinero del depósito hecho por adelantado ya que esto ha quedado establecido al momento de pautar el acuerdo. Con la ayuda de los contratos inteligentes todo esto se hace de forma automática garantizando la ejecución de los procesos y la integridad de los mismos. Sin duda este es un proceso que opera con reglas diferentes al caso anteriormente expuesto con las monedas digitales, pero tiene en común el hecho de que deben cumplirse ciertas reglas para que el proceso se de satisfactoriamente.

Son muchos los casos en los que pueden ser empleados los contratos inteligentes en la vida cotidiana, sin embargo en el área de los servicios financieros se ven con más frecuencia dentro de los siguientes procesos:

  • Área de préstamos: Para garantizar el acceso del beneficiario a futuras cantidades de dinero si cumple con las reglas para el pago de las cuotas.
  • Depósitos con garantías: Aplicable a negocios por Internet, el comprador deposita el dinero pautado y una vez hecho esto se garantiza el acceso a los bienes y/o servicios adquiridos.
  • Controles de gastos: Se fijan marcos de gastos y en caso de excederlos se restringen los pagos que vayan más allá de los límites establecidos.
  • Herencias y donaciones: En caso de que una persona o institución destine unos activos bajo el cumplimiento de una condición previa, como lo es el fallecimiento del propietario de los bienes.

Comprendiendo en líneas generales la utilidad de los contratos inteligentes, así como los beneficios que estos aportan tanto al ecosistema financiero como al de los negocios con la utilización de monedas digitales, cabe preguntarse si estos tal cual como están siendo planteados funcionan perfectamente o pueden ser mejorados. Esta interrogante la responderemos en la segunda parte de este artículo, que se publicará mañana.

Artículo original para DiarioBitcoin escrito por Camilo Reyes.

 

Advertisements

Related posts