Opinión 

Por qué Ethereum representa la vanguardia de las monedas digitales

Fred Ehrsam, el co-fundador de Coinbase, una de las empresas líderes en el espacio Bitcoin – la cual recientemente anunció la incorporación del ether a su plataforma de compra/venta –  publicó un artículo en el cual hace referencia al potencial de Ethereum para la innovación dentro del ámbito de las criptomonedas. Esta es la traducción hecha por el equipo de Diario Bitcoin.

***

Nosotros hemos estado aquí durante los últimos 3 años viendo cómo solamente las aplicaciones destinadas al almacenamiento y al comercio de Bitcoin han sido catalogadas como las más demandadas, ¿por qué pasa esto?

Mi teoría es que el lenguaje en el cual es programado Bitcoin resulta muy restrictivo, por lo que resulta difícil incursionar en otras áreas que permitan generar diferentes aplicaciones para esta tecnología.

Por otra parte tenemos a Ethereum, la cual ha tomado unas cuantas funciones básicas del lenguaje de programación originalmente utilizado en Bitcoin y lo ha convertido en un equipo muy completo para el desarrollo de muchas soluciones. Apenas estamos a solo 9 meses desde que fue lanzada oficialmente la red de Ethereum y el nivel de desarrollo de aplicaciones para esta tecnología ha sido mucho más rápido que el que ha tenido Bitcoin en todos estos años. Motivado a lo antes expuesto, hoy por hoy vemos como la plataforma cada vez registra un mayor número de aplicaciones, y por poner un ejemplo bastante emblemático tenemos el caso de la organización descentralizada DAO, una iniciativa que ha logrado recaudar un aproximado de 150 millones de dólares hasta la fecha en la campaña de financiamiento más grande conocida.

Para ser claros, no creo que sea necesario hablar de una contienda Bitcoin vs Ethereum, ya que el plan de Coinbase es brindar soporte para ambas criptomonedas. Yo pienso que deberíamos enfocarnos en abrir oportunidades para las monedas digitales tanto como podamos aunque entendemos que hay grandes diferencias entre estas dos monedas y que las comparaciones exalten justamente cierta suerte de competición entre el potencial de ambas.

¿Cómo llegamos hasta este punto?

Primero recordemos algo de historia. Cuando se publicó el documento fundacional (White Paper) de Bitcoin en el 2008, la idea de una moneda digital con estas propiedades fue completamente revolucionaria, la cantidad de conceptos que surgieron en esta vía – criptografía, incentivos económicos, ciencia informática – fue fascinante. Cuando la red Bitcoin actual fue lanzada en el 2009 nadie sabía sobre ella y muchos se imaginaban que esta sería un fracaso. Para asegurarse que las cosas funcionaran bien, el lenguaje de programación en Bitcoin fue diseñado de forma extremada restrictiva. Para llamarlo de alguna manera podríamos definirlo como “Lenguaje de Secuencias”, el cual es de gran importancia porque es el que hace de la moneda digital “dinero programable”. Con cada transacción que se hace es posible escribir un pequeño programa. Por ejemplo, es posible escribir un pequeño programa en una transacción BTC que diga “esta transferencia no es válida hasta que sea 15 de junio de 2016”. Esta es una propiedad muy poderosa porque uno puede mover dinero de forma automática con el código de una computadora y todos pueden ver las reglas mediante las cuales el dinero va a movilizarse, por lo que podrán incorporar estos principios a sus propias transacciones si así lo desean.

Ha sido y sigue siendo un hecho sorprendente que después de 7 años Bitcoin aún siga en pie y prominente. Esta es la primera red que permite que cualquier persona en el mundo acceda a un sistema financiero abierto a través del uso de software libre. Hasta la fecha se han registrado casi 7 billones de dólares en transacciones y desde su lanzamiento no ha presentado una falla sistémica que no haya podido ser resuelta, lo cual representa un gran logro para la moneda digital.

Sin embargo, también hemos estado 7 años a la espera de aplicaciones que vayan más allá del almacenamiento de activos BTC, productos que revolucionen la forma en la que el ecosistema de la moneda digital ha funcionado hasta ahora. Esto lamentablemente no se ha podido lograr porque el lenguaje de programación para Bitcoin no ha tenido expansiones significativas y hasta la fecha sigue siendo bastante restrictivo. Mientras el centro del debate en el ecosistema de la moneda digital ha estado relacionado con el tamaño de los bloques, Ethereum está abriéndose paso en un nuevo territorio haciendo gala de su gran potencial para la producción de grandes ideas que pueden ser perfectamente llevadas al plano real.

No se equivoquen, una iniciativa como Ethereum no se habría podido llegar a materializar de no haber sido porque Bitcoin sentó las bases. Como lo he dicho, creo que Ethereum está mucho más allá de Bitcoin en varios aspectos. Esta criptomoneda sin duda representa el avance más prominente dentro del mundo de las monedas digitales y estoy convencido de ello por estas razones:

Un lenguaje de programación más permisivo que el de Bitcoin

Como lo dije anteriormente, el lenguaje de programación de Bitcoin está diseñado de manera intencional para ser restrictivo, por lo que solo permite la elaboración de programas y aplicaciones muy básicas, además de ser muy difícil de entender y de utilizar. Imaginen lo complicado que resulta a la luz de la experiencia de Mike Hearn, un antiguo desarrollador de Google, a quién le tomó más de 8 meses diseñar la primera versión de una sencilla aplicación destinada al crowdfunding (campañas de financiamiento dirigidas al público en general).

En contraste, el lenguaje de programación de Ethereum (el cual ofrece bastante solidez para aquellos a quienes les gusta trabajar con Javascript) permite hacer incluso mucho más de lo que posibilitaría un lenguaje de programación mucho más avanzado. Por eso resulta bastante práctico, porque es fácil de utilizar y permite a cualquier desarrollador diseñar de forma rápida y sencilla su primera aplicación.

Miren un ejemplo del lenguaje que se usa en Bitcoin

OP_DUP OP_HASH160 62e907b15cbf27d5425399ebf6f0fb50ebb88f18 OP_EQUALVERIFY OP_CHECKSIG

Y miren acá como sería en el caso de Ethereum

contract Simple {
    function() {
        var two = 1 + 1;
    }
}

Nuestros desarrolladores en Coinbase han sido capaces de diseñar aplicaciones sencillas en Ethereum en tan solo un día o dos.

Yo no podría hacer suficiente énfasis en cuán importante es esta combinación entre la funcionalidad en la programación y la sencillez para hacer uso de ella. Las personas están haciendo cosas en Ethereum que no es posible diseñar para Bitcoin. Esto ha dado origen a una nueva generación de desarrolladores que nunca han trabajado con BTC pero están muy interesados en lo que Ethereum tiene para ofrecer.

Bitcoin podría haber desarrollado una mayor funcionalidad, pero esto solo podría lograrse mediante el desarrollo de otras capas adaptadas al protocolo BTC, las cuales no han sido creadas aún, mientras que Ethereum va dos pasos por delante puesto que ya ha puesto esto a disposición de los usuarios desde un primer momento.

Más allá de las diferencias radicales en relación al lenguaje de programación, las herramientas para el desarrollo son mucho mejores en Ethereum. Bitcoin nunca ha contado con un grupo de herramientas que ofrezcan una amplia gamma de propiedades, por lo que se hace mucho más difícil diseñar con aquellas con las que dispone actualmente. Por su parte, Ethereum hace el proceso más sencillo para aquellos que quieran diseñar, ya que cuenta con una página de bienvenida que ilustra mejor al usuario sobre las herramientas de las que puede hacer uso y de su propio sistema de desarrollo (Mix IDE).

Ethereum cuenta con una comunidad más robusta de desarrolladores

En el caso de Bitcoin, lamentablemente el desarrollo de productos no ha podido ir más allá de la creación de carteras y servicios de intercambio. La implementación reciente más llamativa que ha sido lanzada es la Thunder Network (La cual va a hacer del proceso de transacciones BTC mucho más eficiente). Esta es solo una capa para el protocolo, no es una aplicación aunque puede ser utilizada tanto por Bitcoin como por Ethereum.

Por su parte, la comunidad de desarrolladores de Ethereum se percibe cada día más grande y vigorosa. Hay todo un mundo de cosas nuevas que se han llevado a cabo, y este listado crece constantemente, tan solo basta mirar la lista de aplicaciones que han sido publicadas por muchos programadores en todo el mundo.

Muchos desarrolladores le otorgan el valor a las monedas digitales en función de la expectativa relacionada con lo que las personas podrían adquirir haciendo uso de ellas. Es por ello que hay tantas personas – en especial programadores – que desean poseer criptomonedas para usarlas en un futuro dentro de la red por concepto de bienes y servicios.

Diferencias entre los equipos de desarrollo de los núcleos

Vitalik Buterin, el creador de Ethereum, constituye una gran promesa como líder del proyecto de código abierto. Desde un principio figuró notablemente bien como la persona al frente de esta iniciativa y ha probado ser una persona con mucha visión y pericia.

Por el contrario, Bitcoin experimenta un vacío bastante grande, ya que Gavin Andresen simplemente abandonó el proyecto después que los otros desarrolladores del núcleo no estuviesen de acuerdo con la propuesta que formuló para el aumento del tamaño del bloque BTC. Los desarrolladores que quedan trabajando dentro del núcleo no parecieran hacerlo de forma unida, por lo que aún hay diversidad de criterios e intereses en el ambiente.

Mas allá de hablar de un vacío en cuanto a liderazgo dentro del ecosistema Bitcoin, podríamos decir en realidad que el ambiente es menos claro y tóxico. Por otra parte, los foros de discusión en Reddit se sienten cargados de hostilidad por las constantes peleas ante las propuestas relacionadas con nuevas iniciativas, en cambio el de Ethereum promueve la discusión de temas relevantes e ideas novedosas.

En resumen, el liderazgo dentro de Ethereum permite el avance constante de la tecnología mientras que dentro del ecosistema Bitcoin pareciera obstaculizar procesos en lugar de promover mejoras para la red.

Mentalidad de crecimiento versus la falsa sensación de logro

La mentalidad presente en ambas comunidades es muy diferente. Muchos en el ecosistema Bitcoin parecieran tener una falsa idea de “Nosotros tenemos esta valiosa red y debemos protegerla”. En mi opinión esa perspectiva está errada y es peligrosa. Bitcoin, con sus 200 millones de dólares diarios en volumen de transacciones, aún es pequeña al lado de las redes financieras más grandes en el mundo (para hacernos una idea, Visa procesa 18 mil millones de dólares al día). Aunque el volumen de operaciones dentro de la red Bitcoin pareciera estarse incrementando de forma saludable, actualmente no esta creciendo mucho como en otros momentos.

1-xBishq5PiHaJFFKF8XR2QQ

Mientras tanto, el equipo de desarrollo del núcleo de Ethereum está enfocado y esto se hace evidente al revisar el blog de la plataforma. Cuando comencé a leerlo, todo estaba tan bien estructurado que no pude evitar pensar que estos temas eran los que yo esperaba se discutieran para el presente y el futuro de Bitcoin… pero no es así. Entre los proyectos que están en consideración y desarrollo tenemos la expansión de la red, la viabilidad de las pruebas de participación, formas de crear una moneda digital estable, una compañía basada en el Blockchain (DAO), entre otros tópicos. Todas estas son ideas muy ambiciosas, tal vez algunas no resulten mientras que otras tengan resultados maravillosos, pero se siente el deseo de innovar mediante propuestas revolucionarias.

Ethereum hace progresos técnicos más consistentes en el protocolo de su núcleo

En Bitcoin, llevamos más de un año atascados en relación al debate con respecto al aumento en el tamaño del bloque. Algunas mejoras han sido hechas, mientras que otras siguen en desarrollo pero no han podido ser implementadas (como lo es el caso de Segregated Witness). Ninguno de estos cambios ha aportado mucho hacia el área para el desarrollo de nuevas aplicaciones.

Mientras tanto, más allá de un lenguaje de programación más robusto, Ethereum está haciendo avances que son fundamentales para potenciar las transacciones básicas. Su minería permite la conformación y el procesamiento de bloques mucho más rápido, y por lo tanto, los tiempos de confirmación de las transacciones son de 14 segundos más o menos, lo cual es muchísimo más rentable que los 10 minutos que deben transcurrir en la red Bitcoin. Esta diferencia tan marcada se debe al concepto que maneja Ethereum para que los mineros cobren por el trabajo que realizan cada vez que logran llenar un bloque. Aunque este sistema no es perfecto, contribuye notablemente a la realización de confirmaciones en lapsos mucho más cortos.

Contra-argumentos y advertencias

Ethereum aún es joven y por ello es prudente considerar ciertos riesgos:

  • La plataforma ha asumido muchos más riesgos con la incorporación de nuevas propiedades puesto que tiene mucho menos que perder que otros sistemas ya conocidos. Mucho de la historia de Ethereum ha transcurrido durante el procesamiento de cientos de millones de dólares, mientras que Bitcoin ha visto más de mil millones en volumen de operaciones. Si Ethereum continúa creciendo a ese ritmo, quizás no se vaya a mover tan rápido como lo está haciendo ahora, o posiblemente se vuelva mucho más cuidadosa a la hora de medir los pasos que vaya a seguir en adelante. Sin embargo, en la práctica esto depende del equipo de desarrollo, ya que si ellos continúan trabajando satisfactoriamente y generando progresos, la comunidad depositará cada vez más confianza en la plataforma y esto mejorará mucho las cosas. El claro ejemplo lo tenemos con Linus Torvalds en Linux como proyecto de código abierto.
  • Ethereum no ha atravesado todavía por una crisis de gobernabilidad. Vitalik aseguró esto en la reunión que el equipo de Ethereum tuvo con Coinbase. Como en todos los proyectos que han alcanzado grandes logros, es inevitable que las personas que han hecho vida en los mismos persigan intereses que no sean compartidos por los demás miembros, lo cual podría generar conflictos a la larga.
  • Ethereum permite hacer muchas más cosas que lo que puede llevarse a cabo en Bitcoin, y eso trae consigo ciertos riesgos a nivel de regulación. Este aspecto no representa un riesgo sistémico para la plataforma, pero si lo constituye para aplicaciones específicas diseñadas en Ethereum. Por ejemplo tenemos a DAO y las regulaciones que normalmente podrían aplicar a este tipo de corporaciones.
  • Hay un gran riesgo de seguridad con Ethereum. Contar con uno de los lenguajes de programación más robustos, trae consigo un gran área de cosas que podrían salir mal. Bitcoin ha estado batallando contra esto y afrontando pruebas durante siete años. Ethereum apenas tiene 9 meses de historia y ya puede almacenar casi mil millones de dólares. Véase el ejemplo en el caso de Mt. Gox, el error no estuvo en el protocolo de Bitcoin sino en los sistemas de seguridad diseñados, lo cual produjo grandes pérdidas y comprometió la reputación de la moneda digital.
  • Ethereum puede intentar moverse a un sistema de pruebas de participación. Esto sería un gran avance si llega a funcionar ya que eliminaría la necesidad de realizar una prueba de trabajo, lo cual también minimiza los gastos por consumo eléctrico y empleo de hardware especializado a pesar de que esto plantea un riesgo, aunque creo que este es manejable ya que se han hecho bastantes pruebas y han tenido muy buenos resultados.
  • La ampliación de la red será mucho más difícil de llevar a cabo cuando esta brinde soporte a mini programas, además de un nivel básico de procesamiento para transacciones. Esta fue la pregunta más grande que me hice cuando comencé a leer sobre la idea de Ethereum en 2014. Aunque no exista una solución definitiva de momento, creo que eventualmente se va a desarrollar una parcial en el tiempo, y esto podrá lograrse con cualquier tecnología con un adecuado nivel de evolución. Algunas posibilidades para Ethereum pueden venir de la mano de un fortalecimiento de la red, ya que el consumo energético y la velocidad en las redes van mejorando cada vez más con el tiempo. Sin embargo Gavin Andresen propuso en un artículo que es mejor mantener la capa base de transacciones para escalar en base a argumentos con lógica avanzada en las capas superiores. Es posible que en algún momento lleguemos a ello pero no es así como las cosas interesantes están surgiendo, porque es más difícil crear y conseguir una adopción decente de múltiples capas que dejar todo esto de lado de lo que originalmente contempla la propuesta de Ethereum.

¿Son Bitcoin y Ethereum complementarias?

Esto aún está por verse. Es posible que Bitcoin siga siendo el protocolo con el que las personas se sienten más cómodas a la hora de almacenar sus activos, ya que es más estable y fiable que muchos otros en el mercado. Esto le permitiría a Etereum a seguir tomando más riesgos al tratar las propuestas innovadoras que tengan márgenes de riesgo mucho más elevados. En este escenario, Bitcoin es más de una red de asentamientos, mientras que Ethereum se utiliza más para la ejecución de aplicaciones descentralizadas. Ambos sistemas podrían ser bastante complementarios.

Lo que si es más importante es que existe la posibilidad de que Ethereum se abra paso pese a todo el peso que tiene el pasado de Bitcoin. No hay nada que la plataforma BTC pueda hacer que Ethereum no pueda.

Si bien Ethereum tiene menos tiempo batallando en el mercado, ha probado que se mueve más rápido, cuenta con un mejor liderazgo y tiene un grupo de desarrolladores mucho más orientados hacia la producción de nuevas propuestas. La ventaja de ser el primero es uno de los grandes retos a superar, pero al ritmo actual, es algo que perfectamente puede lograrse.

¿Qué significa todo esto?

Todas estas son buenas noticias para la moneda digital. Ethereum está ejerciendo presión en el mercado y yo estoy más emocionado que nunca. La competencia y la creación de nuevas ideas brinda mejores espacios para todos. Incluso si Ethereum nos hace cuestionar todo lo que conocemos en relación a las monedas digitales, esto representará grandes aprendizajes y beneficiará enormemente al ecosistema de las criptomonedas. No he renunciado a Bitcoin, yo no podría ir en contra de una red que ha sido tan resistente y nos ha traído tantos beneficios. Acá en Coinbase tenemos la idea de brindar apoyo a ambas criptomonedas y probablemente vamos a abrir espacios para otro tipo de cosas que aún no se han inventado. Yo no profeso ningún tipo de lealtad a una red en particular; sólo quiero ver qué es lo que traerá mayores beneficios para todos.

Las tasas de cambio para las monedas digitales crecen rápidamente

Las monedas digitales constituyen un campo único debido al alcance que han logrado, hablamos de la creación de una red de transacciones que genere beneficios para todo el mundo. Al igual que el propio Internet, este ámbito no tiene que ver con una empresa que vende alguna clase de producto propio patentado, esto consiste en una serie de protocolos de bajo nivel que se van a interconectar entre si algún día. No dudo que como en el caso de la Internet, el impacto será enorme.

Simplemente, abróchense los cinturones y disfruten del espectáculo.

Fuente: Medium

Adaptado por: Shadowargel

Advertisements

Related posts