Noticias 

Autoridades australianas desean realizar subasta Bitcoin pero temen posibles robos y hackeos

La venta de 24500 Bitcoins incautados a un narcotraficante australiano está prevista a realizarse en los próximos días, pero esta se ha mantenido en secreto absoluto por temor a posibles robos realizados por hackers.

Después de haber incautado y mantener en custodia una buena cantidad de Bitcoins por más de dos años, el Departamento de Justicia de Australia finalmente anunció que va a venderlos, informó el organismo a un medio de comunicación australiano, el Herald Sun. Según lo reseñado por periodistas del medio local, la licitación de los activos BTC ha sido anunciada pero no divulgada ampliamente por temores asociados con posibles robos, por ende todo se mantiene en secreto en relación a detalles más reveladores. En relación con algunas preguntas realizadas por el Herald Sun, un portavoz del Departamento escribió:

“Debido a la naturaleza de Bitcoin y la forma en que se almacenan, son vulnerables a los hackeos y robos, así como a los virus informáticos… Las personas con conocimiento técnico de Bitcoin y de sistemas informáticos podrían explotar este conocimiento para robar los activos digitales, exponiendo así al departamento a una desventaja y riesgo financiero irrazonable”.

En una discusión que tuvo lugar en Bitcointalk, los usuarios expresaron estar agradecidos con el organismo por ser sinceros y hablar acerca de los temores que experimentan en relación con las monedas digitales: “Alguien tiene que decirle a esta gente cómo funciona Bitcoin”. Ellos creen que una billetera Bitcoin en modalidad hardware puede ser susceptible a que los activos digitales almacenados dentro de ella puedan ser robados como si nada.

El dinero en cuestión había sido confiscado en noviembre de 2013 a Richard Pollard, un distribuidor australiano de drogas que operaba en el mercado negro online mejor conocido como Silk Road. Cuando se le preguntó en marzo del presente año sobre la venta, el Departamento de Justicia respondió que todavía no era momento de subastar dichos activos, porque “con la volatilidad en el precio de Bitcoin, es importante que la venta de las monedas en el mercado abierto se realice en un momento en el que se pueda garantizar conseguirle el mayor valor posible”.

Parece que este razonamiento estaba lejos de considerarse errado. Mientras que en 2014 el precio Bitcoin disminuyó y para la mayor parte de 2015 se mantuvo por debajo de los 300 dólares, en este momento la moneda digital ha experimentado un aumento considerable en su valor asociado, lo cual traerá más beneficios a las autoridades australianas si se venden los Bitcoin. Recordemos que hace poco se vendieron unos BTC incautados durante la investigación a Silk Road en una subasta organizada por el departamento de los Marshals de Estados Unidos, los cuales se vendieron a precios relativamente bajos.

Fuente: CoinFox

Advertisements

Related posts