Noticias 

FATF: “La regulación de las monedas digitales es necesaria para evitar los delitos asociados”

La Financial Action Task Force (FATF) ha recomendado hacer una vigilancia más estrecha de los sitios de intercambio de divisas digitales para contrarrestar el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

La FATF publicó un documento titulado “Guidance for a risk-based approach to virtual currencies” (Guía para un enfoque basado en el riesgo de las monedas virtuales) en una reunión plenaria celebrada esta semana en Brisbane.

El documento de 48 páginas reconoce que las monedas digitales traen consigo varios beneficios económicos, tales como la disminución de los costos de transacción, la inclusión financiera de los que carecen de acceso a los servicios bancarios y la facilitación de las microtransacciones.

Sin embargo, reseña que las monedas digitales también conllevan riesgos asociados con el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, así como otros vinculados con hechos delictivos que deben ser identificados y mitigados.

La organización internacional para la vigilancia contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo celebró su tercera reunión del año. En este momento Australia lleva la presidencia de dicho organismo.

Lo que el informe recomienda

Adaptándose a la definición del “uso de las cripto monedas para la obtención de bienes y servicios”, los últimos reportes emitidos por la FATF apuntaban a que los sitios de intercambio BTC representan un riesgo en la actualidad.

Se insta a los países miembros para que logren una mayor comprensión de cómo las monedas digitales y los organismos respectivos pueden trabajar conjuntamente y realizar sus propias evaluaciones de riesgo a fin de identificar los posibles aspectos que atenten contra la seguridad y asignar recursos. Diferentes organismos y grupos de políticas de cada país deberían compartir el conocimiento con el fin de ser más eficaces en esta lucha, agregó.

El informe recomienda que todos los servicios de intercambio deben estar registrados y autorizados, sujetos al mismo escrutinio que otras entidades financieras y empresas de transferencia de dinero. Del mismo modo, las empresas que ofrezcan bienes y servicios aceptando BTC como método de pago debería hacer lo mismo como sus contrapartes tradicionales, y aquellos que acepten transferencias bancarias de países extranjeros deberían tener registros adecuados de los remitentes y los beneficiarios.

Si las compañías, negocios o personas no cumplen con los requisitos anteriores, la FATF prescribe una “serie de sanciones efectivas, proporcionales y disuasorias”.

Sin embargo reconoce que hay dificultades que presentan en gran medida por la naturaleza de la moneda digital, refiriéndose a que favorece el anonimato en un Blockchain descentralizado, así como a la incapacidad para evitar el pago por ciertas mercancías prohibidas o transacciones de persona a persona.

Debe haber cooperación internacional para ayudar a los países más afectados por delitos de lavado de dinero y financiación del terrorismo. Se recomienda la confiscación de las monedas digitales y buscar asistencia para llevar a cabo procesos de extradición. Cualquier actividad sospechosa debe ser reportada a las autoridades, con la identidad de los clientes y las direcciones de los usuarios registrados.

La FATF también menciona la posibilidad de que nuevas monedas digitales estén en desarrollo en estos momentos, con mecanismos incorporados para mitigar los riesgos que por naturaleza están implícitos en el uso de las monedas descentralizadas.

 

Si deseas ver el informe completo, puedes acceder al mismo haciendo clic aquí.

Fuente: CoinDesk

Advertisements

Related posts