Opinión 

Bitcoin y América Latina I

¿Será Bitcoin la solución para muchos de los problemas que sufrimos los latinoamericanos con nuestras monedas? ¿Permite Bitcoin que las familias latinoamericanas separadas por largas distancias puedan enviarse dinero sin necesidad de pasar por bancos, casas de cambios y horribles impuestos que terminan quitando un buen porcentaje del dinero que se desea mandar?

bitcoin

Primer caso:

Una señora de servicio que conozco en Chile proviene de Honduras. Sus hijos viven en un pueblo cuyo nombre no suelo recordar. Ella cada mes les envía $200 dólares para su manutención lo cual los ayuda en gran medida. Ella, cabe aclarar, gana unos $500 dólares al mes. Para ella mandar los $200, tiene que cambiar los pesos chilenos a dólares, con lo cual ya pierde un porcentaje quizá poco en cantidad, pero que para una familia humilde puede significar mucho. Luego de ella, tiene que ir a un banco que le realiza la transferencia. El banco cobra un porcentaje ahora sí significativo, además de que convierte los dólares a pesos chilenos, y luego el banco receptor transforma los pesos chilenos en lempiras (la moneda nacional de Honduras). En todo este proceso, esta persona pierde alrededor de $40 dólares. Por último, toda esta transacción no es inmediata, sino que puede tardar días (más si esta persona envía el dinero un viernes).

Ahora, algunos dirán, que $40 dólares es poco. Para una familia que en Honduras que gane sueldo mínimo (353 dólares aproximadamente), $40 dólares es un monto importante.

Ahora, ¿qué ocurriría si en vez de pasar por toda esta odisea, la persona enviase el dinero a través de bitcoins? La comisión para enviar dinero por bitcoin es ínfima, céntimos de dólar aunque envíes sumas altas. Además, allá en Honduras el dinero lo recibirían de forma instantánea, sin tener que estar realizando extrañas conversiones ni pasando por bancos lo cual, en este siglo que vivimos, es una pérdida de tiempo.

Por lo tanto, en este primer caso, tenemos una muestra de que efectivamente bitcoin puede ayudar a cientos de miles de latinoamericanos que viven fuera de sus países y, muchas veces, deben enviar dinero a sus tierras de origen.

Advertisements

Related posts